lunes, 18 de junio de 2012

El Diario de Laura

¡Buenas tardes a todos !
Sé que hace tiempo que no escribo, y por ello debo pediros disculpas. El deber me ha llamado ultimamente y, cuando me ha dejado respirar un poco, las cosas que tenía en mente para escribir aquí se habían difuminado. Pero hoy de nuevo vuelvo, para contaros las ideas que se me han pasado por esta cabecita.
Parece mentira, pero, pronto hará cuatro años de mi aventura universitaria. En apenas unos días mi cuarto curso habrá acabado oficialmente. El verano llegará,pero no por ello voy a relajarme.
Y es que, como sabeis,  la licenciatura de periodismo, la carrera que estoy estudiando, dura cinco años. Así que no puedo dormirme en los laureles,tengo que empezar a buscar prácticas, trabajo, lo que sea, para continuar, porque realmente ahora mismo, es el inicio del fin, mi futuro depende de ello.
Se supone que los estudios universitarios es el nivel superior a lo que puede aspirar un estudiante medio. Evidentemente existen las especializaciones, como los masters, pero no me refiero a eso.
Quiero decir que, no hay mas niveles naturales que seguir en tu formación. Cuando eres un alumno de primaria solo piensas, (como es obvio) en aprobar  y llegar al siguiente paso, la secundaria. Tras esto, empiezas a plantearte tu futuro profesional, dónde quieres estar, en qué quieres trabajar, si quieres seguir formandote... Hay gente que decide dejarlo al terminar cuarto de la ESO (para los de la LOGSE), por diferentes motivos no desean hacer bachiller, y desean acceder por lo tanto  a cursos de formación profesional.
Sin embargo, hay otros estudiantes que quieren seguir su educación de instituto (como por ejemplo, yo) y hacer bachiller para poder acceder a la universidad, que es la meta final de la carrera de tus estudios.
El tiempo pasa volando, entre periodos de examenes conoces a gente, te lo pasas bien, disfrutas de ello y cuando te das cuenta,¡ ya vas a terminar!.
Ahora es cuando llega la cuestión de esta entrada: a parte de la sensación de vertigo que sientes por ver ese final, y ver a la gente tan, tan estresada, pero a la vez activa que lo único que hacen es ponerte nervioso y estresado también , también está otro problema.
En mi caso, yo no soy de donde he venido a estudiar. Lanzarote es una isla pequeña, en donde, seguramente, a base de buscar, encontraría algo en mi campo, ya que no creo que hubiera competencia. pero, Madrid es... Madrid. Es la capital, aquí hay muchos mas medios (y también mas gente dispuesta a quitarte tu puesto, claro) , en definitiva, el centro es el lugar donde una persona ambiciosa desearía prosperar.
Entonces surge el problema. No deseo alejarme durante tanto tiempo de mi familia, ya que empezar a trabajar en Madrid, supondría distanciarme de todos ellos durante mas de dos o tres meses (que era el tiempo maximo durante el curso que estaba sin verlos). Tengo la sensación de que su amor por mí se iría debilitando(vale, esto suena un poco cursi, pero es lo que siento), en unos años olvidarían mi cara, o simplemente no les importaría que no estuviera. A su vez, si vuelvo a Lanzarote, sé que echaría algo de menos Madrid, su inmesidad, su gran oferta cultural, que me encanta... y por supuesto está el hecho de que seguramente el puesto a ocupar en la gran ciudad, con su respectivo sueldo, sería mucho mejor que en Lanzarote. Realmente no sé que hacer. Tengo nauseas mentales al pensar que tendré que tomar una decisión dolorosa en cualquier caso en menos de un año. ¿Que puedo hacer?.


2 comentarios:

Lorena dijo...

Todos estamos teniendo una situación parecida... aunque las emociones o los motivos de cada uno son distintos. Te diré también que lo que has escrito expresa el sentimiento de una generación con una alta formación, que ha estudiado fuera de sus casas y que no tiene claro si volver a ellas o optar por su futuro profesional en aquellas ciudades donde más salida profesional existe

Cinemanation dijo...

Yo te aconsejaría que no te preocupes por eso ahora. Aunque parezca que no, todavía queda mucho tiempo para acabar la carrera y ahora no puedes planificar nada. Cuando llegue el momento verás que opciones tienes, y sobre todo que es lo que te apetece a tí entonces.

También te diré que las únicas opciones no son Madrid y Lanzarote, hay mucho mundo por descubrir. Si quieres algo cerca de tu casa y que sea más grande puedes buscar por Tenerife o Gran Canaria, por ejemplo.